Elegancia de tela

VN:F [1.9.22_1171]
Puntúa este artículo!!
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Imaginemos a un caballero. No un hombre ni un tipo: a un caballero, elegante, distinguido ¿Cómo viste? Y eso que lleva en el cuello, ¿qué es? Estamos convencidos de que un alto porcentaje de quienes lo han leído ha respondido que el caballero de su imaginación vestía traje y que lo que llevaba anudado al cuello era una corbata.

¿Cómo es posible que anudarnos un trozo de tela al cuello sea sinónimo de elegancia y distinción? Tranquilo: es una pregunta retórica, no vamos a entrar en disquisiciones del origen de la corbata, sus usos históricos o de qué fue antes: la gallina o el flan de vainilla.

untitled

En lugar de recorrer los siglos en busca del origen de tan curiosa prenda, vamos a aceptar, simplemente, que aporta elegancia. Y, una vez acordado esto y obviadas las excepciones (hay a quien una corbata no puede aportarle distinción porque, simplemente, no la tiene), aceptemos también que en determinadas ocasiones debemos vestir corbata. Hagámoslo.

Alguna norma de sentido común

Y si lo hacemos, hagámoslo bien: hemos de tener en cuenta alguna que otra norma a la hora de ponernos este complemento. Para empezar, que como en lo que se refiere a cualquier prenda, la corbata está sujeta a modas en cuanto al tamaño y a anchura.

En lo que se refiere al color o al estampado, la moda a la que está sujeta este complemento se supedita en gran medida a las prendas con las que se combina. Porque pocos complementos son más esclavos de las combinaciones que éste. En todo caso, tengamos en cuenta, como regla de oro, que la corbata ha de realzar la camisa, de modo que no debería tener un color similar y, por supuesto, jamás el mismo dibujo. No. De ningún modo.

No nos ahoguemos con el nudo

Por cierto, aunque el problema de la combinación todavía existe –hay quien viste como un topo daltónico-, uno que se ha resuelto es el del nudo, que hasta no hace mucho era una verdadera pesadilla de los que teníamos las manos algo  torpes y la memoria visual más bien escasa:

La gama de nudos es también amplia y también está sujeta a las modas. Es sí: el nudo tapará siempre el botón superior de la camisa y estará atado en un  punto de la tela que no permita verla arte estrecha de la corbata ni deje que a ancha sobre pase la línea de la cintura.

Aunque podríamos seguir hablando largo y tendido de corbatas, de sus normas de uso y de que también es una prenda para mujeres y para niños, la idea es hablar de cómo vestimos con elegancia. Y para ello tenemos muchos tipos de complementos, como pueden ser lazos, relojes, pajaritas, cinturones, carteras… y los no siempre bien ponderados pañuelos.

40+118 POW!!

Pocas prendas aportan la distinción de las corbatas. Y si alguna lo hace es, sin duda, un pañuelo correctamente combinado. Se acabó eso de llevar un pañuelo blanco, que parece que llevamos una gasa en la solapa. También sujetos a las modas, los pañuelos son clásico que se renueva, al igual que las corbatas, según lo hacen las prendas a las que complementa. Pero eso (lástima) es harina de otro costal.


VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts with Thumbnails

Originally posted 2012-11-30 18:27:29. Republished by Blog Post Promoter

Be Sociable, Share!

You may also like...