La cavitación: tecnología para adelgazar

La cavitación: tecnología para adelgazar, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Puntúa este artículo!!
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Desde que la oí por primera vez, hace ya bastante tiempo, vengo preguntándome qué es la cavitación. Y hoy, por fin, voy a responderme y a informarme un poco más sobre ella. Para empezar, recopilo lo que ya sé: Oí el nombre en un anuncio publicitario  una clínica de estética, de modo que sé que es un tratamiento de belleza. A partir de ahora, lo que averigüe:

El procedimiento se focaliza en una parte del cuerpo con grasa o celulitis, de modo que esta se pueda reducir en una sesión de apenas 35 minutos. Eso sí: se trata de un tratamiento para eliminar grasas localizadas, no para perder peso, de modo que los milagros los esperaremos de nuestra próxima visita a Fátima.

Aunque lo que vamos a conseguir es un aspecto más delgado y terso de las zonas que tratemos, hemos de tener en cuenta que las personas que sufren de obesidad, o aunque sólo pesen unos kilitos de más no deben usar la cavitación como tratamiento adelgazante. Lástima: este párrafo nos ha dejado con la mitad de lectores. Eso sí, los que se quedan lo hacen sabiendo qué leen.

¿Cómo funciona la cavitación?

El término “cavitación”, por sí mismo, se refiere a la aspiración en vacío. Para conseguir este efecto –que es el que afecta a las células de grasa- se usan ondas de ultrasonido de baja frecuencia. De hecho, los equipos que se emplean en esta técnica suelen presentar la más puntera de las tecnologías, eso sí, uno de los efectos secundarios temporales es una posible retención de líquidos.

Si echamos un vistazo a la historia, nos encontramos con que la cavitación se descubrió hace ya una buena cantidad de años, pero no h sido hasta mediados de la primera década del presente siglo cuando su uso empezó a popularizarse.

Una técnica popular y en expansión

Son las clínicas y centros de estética los que se han encargado de expandir la técnica, haciéndolo cada vez de forma más rápida y evidente. Es gracias a ello que los pacientes que deseen hacer uso del tratamiento tienen cada día más donde elegir.

Un buen ejemplo de lo variado y asequible de esta oferta lo encontramos en la compañía de compra social Groupalia, en cuya página hallamos una enorme cantidad de posibilidades y precios. Hasta tal punto es así, que nos vemos obligados a afinar un poco más la búsqueda:

Nos vamos a quedar solamente con la oferta de Groupalia para cavitación en Barcelona… Y me tengo que rendir ante lo evidente: la oferta es más amplia de lo que puedo mencionar en un solo escrito,  que me remite de nuevo al hecho de que tengo mucho donde elegir.

Saber a quién recurrimos

Y por eso mismo hemos de tener cuidado y no dejarnos deslumbrar por la cantidad, quedándonos –al fin y al cabo hablamos de nuestra salud- con la calidad: la enorme oferta ha hecho bajar los precios, de modo que está muy bien estudiar cuánto nos cuesta en qué sitios para ahorrarnos unos euros. Pero el estudio no debe quedarse ahí.

Al ser un tratamiento de estética, no siempre lo ofrecen médicos. Legalmente, sólo se exige del profesional que sea esteticista, de modo que debemos de averiguar cuánto podamos sobre la clínica y, sobre todo, sobre el estado del equipo que van a emplear con nosotros.

No sólo existe un tipo de cavitación

Si para elegir bien es importante estar informado, vamos con algunos datos interesantes: para empezar, hay que decir que no existe sólo un tipo de cavitación, sino tres: cavitación real, supercavitación y cavitación:

Mientras que la cavitación real usa, como ya hemos dicho, ultrasonidos de baja frecuencia la supercavitación utiliza una fuerza (¡atención!) ochocientas veces más potente lo que le proporciona unos efectos que llegan a ser el doble de beneficiosos. En menos tiempo se alcanzan mejores resultados y con menos cantidad de complicaciones.

La cavitación quirúrgica, por su parte, se administra en una sola sesión y, esta sí, debe realizarse por profesionales de la medicina convencional. En este caso se logran unos resultados espectaculares en lo que refiere a eliminar grasas acumuladas. Aunque eso de que en el nombre incorpore la palabra “quirúrgica” impresione un poco, es una operación sencilla que no requiere siquiera de hospitalización.

El poder de saber

Bien: ahora ya sé algo más sobe este tratamiento que permite decirle adiós a la celulitis, conseguir una piel tersa –sin hoyuelos ni piel de naranja- y modelar el cuerpo que nos apetece tener de una forma fácil, económica, rápida y, sobre todo, que no requiere de procedimientos invasivos ni de sus molestias y complicaciones.

La verdad es que si llego a saber antes qué es y qué implica la cavitación mi vida (y mi tripa) serían otras. Es lo que tiene investigar, que aprendes cosas. A ver sobre qué leo ahora… ¿Bonhomía? Y eso, ¿dónde lo venden?


VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Related Posts with Thumbnails
Be Sociable, Share!

You may also like...